Inspírate

Cómo tu marca te ayuda a lidiar con clientes

Tu marca es la mejor herramienta que tienes para definir tu negocio. Tu marca es más que un logo y una combinación de colores. También abarca tu reputación y cómo te desenvuelves. Desde las definiciones que tomas con tu marca puedes tener una diferencia clara en tu forma de trabajar y atraer clientes que comparten tu forma de pensar.

Imagina que acabas de cerrar un contrato con un nuevo cliente y al poco tiempo piensas: “este cliente es un dolor de cabeza”. Y así antes de tiempo ya estás deseando que todo termine pronto. Esta situación se repite una y otra vez en empresas que prestan servicios a otras empresas, pero no tiene porque ser así.

Si realmente disfrutas de lo que haces y tienes claro a quién ayudas con tu consultoría, tus clientes no tienen por qué ser problemáticos, tú puedes decidir con quién trabajar al tener una propuesta de valor clara y establecer las reglas del juego.

El dinero no lo es todo

Es vital para que el negocio sea en efecto un negocio, sí, pero eso no significa que el dinero deba ser la única motivación y que todos trabajen en medio de un caos solo por una paga a fin de mes. Eso solo conduce a que los colaboradores vayan perdiendo el aliento y eventualmente abandonen, lo cual tampoco es bueno para el negocio en sí.

Si hay una razón más allá del dinero, una causa que te motiva a seguir o una fuerte creencia de como percibes el mundo y cómo aportas, es ese propósito el que deberías compartir con todo tu equipo para que todos trabajen al unísono, motivados por un mismo fin.

Menos es más

Por más maravilloso que sea lo que tienes para ofrecer, debes entender que no todas las personas u organizaciones son tus clientes.

Siempre existirán clientes que tienen una gran afinidad con tu oferta, no solo por sus necesidades específicas sino también porque comparten una forma de ser. Y estas son las personas en las que debemos enfocarnos.

Entonces si apuntas a todo el mercado, te perderás la oportunidad de destacar y captar la atención de los que verdaderamente apreciarán tus servicios.

Define las reglas del juego

Tu marca, tu empresa, tu negocio, es tu cancha de juego y tú estableces las normas.

Así como las personas tenemos principios y valores, la marca también. Si desde el inicio definimos cuales son los principios que guían nuestra marca podemos tomar decisiones estratégicas en tiempo real y siempre tener presente el rumbo de nuestras acciones.

La marca nos permite generar relaciones poderosas tanto con nuestros clientes como con nuestros colaboradores.

Sin importar que tan pequeño sea el equipo, tener estas reglas definidas nos ayudará a ofrecer experiencias consistentes y coherentes con nuestra forma de ser.

Tu marca está presente en cada paso que das e incluso si no la defines con consciencia, tus acciones la definen por ti y las personas construyen su opinión en base a lo que perciben. No dejes que esta definición quede al azar, toma la delantera trabajando con intención en la identidad de tu marca.

A fin de cuentas la consultoría se trata de crear relaciones antes que transacciones y la base de las buenas relaciones está en la confianza.

Si quieres compañía para explorar y definir intencionalmente tu marca, estamos para ayudar.

 

Karen Victoria Guerra

Diseñadora visual de marcas | Co-fundadora

Karen es creyente de que todo lo que se hace con pasión genera grandes resultados. Es una organizadora compulsiva, le encanta el orden, la estructura y los métodos. Cada tanto reorganiza los espacios en la oficina y también en casa. Es amante de los perros, los atardeceres y la luna.

También te podría interesar

A quiénes
y cómo

Lo que hacemos junto a ti por tu marca

Marcas
singulares

Personas con las que hemos co-creado

Somos

Los ideales que nos mueven

Inspírate

Ideas que puedes poner en práctica

Contáctanos

Somos de carne y hueso, conversemos